Carlos Hernández

Publicada en Publicada en Sin categoría
Carlos es el alma máter de dosabrazos, un tipo optimista, expresivo y con un gran sentido del humor al que le entusiasma trabajar con personas y poner su granito de arena para verles más felices. Cuando estaba en el colegio el orientador le aconsejó hacer una carrera corta, dado su poco amor al estudio, así que Carlos estudió Trabajo Social, luego, por llevar la contraria, estudió Sociología, y más tarde Periodismo, aunque él dice que no ejerce ni como Trabajador Social, ni como Sociólogo ni como Periodista. Estudiar no es su pasión, pero aprender sí que lo es, así que amplió su formación con un Master en Recursos Humanos que le abrió la puerta al mundo de la formación y el desarrollo, y con otro Master de Intervención en Duelo, que le ha aportado herramientas necesarias para acompañar a las personas que sufren y tratar de aliviarles en su dolor. Esa mezcla de conocimientos las combina con unas habilidades optimas de comunicación, un espíritu optimista y jovial y una gran capacidad para ganarse a la gente, así que después de pasar por varias multinacionales decidió volcar su talento en el proyecto de dosabrazos. Le entusiasma viajar, conocer mundo y culturas diferentes. Por placer o por trabajo ha tenido la oportunidad de visitar países de cuatro continentes (tiene pendiente Oceanía y la Antartida) Amante de la naturaleza y de la aventura (controlada) un día le dio por subir el Kilimanjaro, su mayor logro deportivo (y quizá el único), y no es raro verle rodeado de jóvenes en expediciones que mezclan aventura y desarrollo personal. También le verás rodeado de jóvenes en la Universidad, donde da clase desde hace más de 10 años. En 2012 se hizo merecedor del Premio Excelencia de la Universidad Carlos III de Madrid por su trayectoria emprendedora y profesional. Desde entonces se convirtió en Un muchacho excelente. En 2013 dos de sus hermanos enferman de cáncer, y su hermano Luis fallece lo que le lleva a escribir Un Intruso en La Familia, una preciosa historia de amor y de acompañamiento. Antes ya había escrito varios libros, entre ellos Optimismo para Torpes. También ha plantado varios árboles. Lo que aún no ha hecho es tener un hijo.

Un comentario en “Carlos Hernández

Los comentarios están cerrados.